Cómo reciclar un cepillo de dientes de bambú de forma sostenible

El problema de los cepillos de dientes de plástico.

Antes de nada, ¿porqué querríamos reciclar un cepillo de dientes? La respuesta a esta pregunta está en los océanos y mares y en el medio ambiente. El plástico y la basura que la humanidad ha generado y producido en apenas 60 años va a permanecer siglos en el medio ambiente, por lo que es imprescindible frenar el vertido cuanto antes. La manera de hacer esto es, como consumidores, dejando de comprar productos fabricados con plástico, especialmente aquellos que son desechables. Es decir, aquellos productos que vamos a necesitar renovar cada poco tiempo. Uno de esos productos es el cepillo de dientes de plástico convencional, sustituyéndolo por otros materiales como la madera de bambú.

Contaminación por plásticos de productos desechables en una playa.

El bambú, la alternativa natural y sostenible

El bambú es un material natural puesto que es madera, y por lo tanto es biodegradable. Es decir, que se descompone y desaparece del medio ambiente en un corto período de tiempo, incluso aún que termine en el mar. Los cepillos de dientes deben cambiarse cada 3 meses, por lo que cada persona va a utilizar muchos cepillos durante su vida. La sustitución de los cepillos convencionales de plástico por cepillos de madera de bambú de forma masiva en la sociedad puede suponer un gran avance en el punto de inflexión que queremos lograr para atajar de una vez el problema del plástico.

bambú bosque

El bambú es uno de los árboles de más rápido crecimiento, y además tiene la capacidad de rebrotar tras su corta a partir de su potente raíz. Por este motivo, es especialmente fácil realizar un aprovechamiento sostenible de su madera asegurando la permanencia de los bosques.

¿Cómo reciclar un cepillo de dientes de bambú?

Para realizar un correcto reciclaje de un cepillo de bambú, debes primero retirar las cerdas del cabezal ayudándote de unos alicates si es necesario. Estas cerdas sólo suponen el 1% del peso del cepillo. Deberás depositarlas en el contendor amarillo de los plásticos.

En cuanto al mango de madera, hay muchas opciones para reutilizarlo primero (adorno decorativo, artículo de limpieza, etc…).

Si lo que queremos es deshacernos de él, también tenemos varias alternativas:

  • Depositarlo en el cubo de deshechos orgánicos
  • Cortarlo en pedazos pequeños y esparcirlo por el jardín para facilitar su compostaje
  • Utilizarlo como leña: el co2 que se libera al quemarlo es el mismo que la planta absorbió durante su crecimiento, por lo que es energía limpia y neutra en carbono.
Publicado en Sin categoría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *